Seis pasos esenciales para tener una piel radiante

Seis pasos esenciales para tener una piel radiante

publicado en: Blog | 0

Seis pasos esenciales para tener una piel radiante

Seis-pasos-esenciales-para-tener-una-piel-radiante

¡Hola!

En el siguiente post te contamos cuales son los seis pasos esenciales para tener una piel radiante.

Para tener una piel radiante y luminosa es necesario que a diario o periódicamente sigamos unas pautas con unos cuidados esenciales.

En el cuidado de la piel debemos tener en cuenta los siguientes pasos:

  • Limpieza.
  • Exfoliación.
  • Tonificación.
  • Hidratación.
  • Nutrición.
  • Reafirmación.

Limpieza

Es muy importante este paso y a veces no lo tenemos en cuenta. Si la piel se encuentra en buenas condiciones de higiene, todos los principios activos que apliquemos en ella, serán absorbidos con mayor eficacia.

Durante el día, nuestro cutis absorbe toda la suciedad del medioambiente y el maquillaje que nos ponemos para sentirnos más guapas.

Muchas veces por cansancio y/o falta de ganas, nos vamos a dormir y no nos limpiamos la piel dejándola llena de impurezas y células muertas  que ha recogido durante el día. Conseguimos que se nos formen puntos negros, espinillas, granitos y aparentemente la piel empieza a no verse sana.

Con el tiempo es muy probable que nos salgan manchitas y pequeñas arruguitas.

Lo más adecuado, es limpiar el cutis dos veces al día con una leche limpiadora para todo tipo de pieles: una por la mañana y otra antes de irse a dormir. Durante el sueño la piel segrega sudor y es muy importante eliminarlo antes de aplicar nuestros cuidados faciales.

Exfoliación

Cada 28 o 30 días la piel se renueva; nacen nuevas células que ocupan el lugar de las que van muriendo.

Muchas de las células muertas permanecen adheridas a la capa de la piel y es necesario eliminarlas. Para hacerlo, es necesario hacer una exfoliación, que consiste en tratar la zona con un producto ligeramente abrasivo que ayuda a desprenderlas.

Puedes añadir a tu crema habitual un agente exfoliante como puede ser azúcar moreno o harina de maíz y aplicar dando un ligero masaje y retirar con agua fría. Tras este paso, tu piel quedará radiante y libre de impurezas.

Tonificación

Durante la limpieza y la exfoliación, los poros de la piel se abren, por lo que es necesario volver a cerrarlos. Para ellos se usan los tonificantes, que son productos astringentes que ayudan a refrescar tu piel.

Es un paso muy importante para el cuidado del cutis, sobre todo en el caso de cutis graso o mixto.

Hidratación

El agua es esencial para la salud de todo el organismo. Una piel mal hidratada se arruga más fácilmente por lo que es necesario proveerla de la humedad necesaria para mantenerla elástica y flexible.

Una buena forma de mantener la hidratación de la piel es beber diariamente la suficiente cantidad de agua que el cuerpo necesita.

La contaminación ambiental que se lleva en las grandes ciudades tambien reseca el cutis por lo que necesitamos aportarle humedad a través de cosméticos y si son naturales mejor que mejor. 😉

Nutrición

La piel es un tejido vivo y para mantenerse así es necesario darle los nutrientes que necesita.

Al igual que el agua, estos llegan a través de los capilares sanguíneos, transportados por la sangre. También es importante aplicarnos productos humectantes como pueden ser las mascarillas faciales que puedes elaborar de forma sencilla desde casa.

No te pierdas este post donde te explicamos como preparar tu propia mascarilla según tu tipo de piel.

Reafirmación

Con el paso de los años, los elementos que mantienen la piel firme (proteinas, colágeno y elastina) se producen en menor cantidad o se pierden y, con ellos, la firmeza del rostro.

Para evitar que llegue este momento o para reparar lo que estas condiciones provocan en el rostro, puedes utilizar la crema reestructurante   que equilibra, purifica, descongestiona y tensa logrando obtener una piel oxigenada y firme  con resultados visibles.

Esperamos que os haya gustado. Nos vemos en el siguiente post 😀

¡Feliz fin de semana!